Prólogo

09.08.2015 08:32

Reescribir la historia buscando beneficios políticos, patrióticos o partidistas, solo sirve para sumar ignorantes a una causa que la propia historia corregirá. (Luis Torres Píñar)

 

La historia de forma incontestable une a Cataluña con el Reino de España.

Hay muchas formas de contar la historia, pero solo los hechos reflejan la verdad y en justicia es la única que se debe transmitir, y a partir de ese punto cualquier discrepancia puede ser respetable, pero reescribirla erróneamente a sabiendas, es sencillamente nihilista.

El coste del adoctrinamiento no lo pagarán aquellos que conscientemente han educado a una o varias generaciones, son nuestros hijos y nietos los receptores de una educación tergiversada, las consecuencias de utilizar mediante subterfugios anacrónicos el error de impartir odio en las aulas, son incalculables.

La prosperidad de una Región, de cualquiera de las que conforman el Reino de España, es mérito de sus habitantes y de su solidaridad, ambas condiciones son la base de nuestra unidad territorial que hoy más que nunca debemos reconocer como indisoluble.

Los responsables son todos aquellos que tanto por acción cómo por omisión han permitido que nuestros hijos y nietos crezcan en un clima de confrontación en el que valía todo cuanto significara romper con el pasado sin analizar el valor cultural que destruían y las consecuencias futuras de su acción