11 de marzo de 2004

26.07.2015 00:14

 

De venta en: Aquí

Un jueves once de marzo del 2004 entre las 07,37 y las 07,39, en la estación de Atocha en Madrid, se cometió el más sangriento atentado terrorista en nuestra Nación y en Europa. Como consecuencia del mismo, fallecieron 191 personas entre un total de 1841 personas atendidas por los servicios sanitarios. Todos ellos inocentes, ajenos a cualquier ambición política o religiosa de grupos terroristas.

Hay que añadir la muerte del GEO Don Francisco Javier Torrontellas, fallecido en la intervención de Leganés, cuyo funeral se celebró en la intimidad no habiendo transcurrido siquiera 24 horas después de su fallecimiento. Quince días después su tumba fue profanada, su ataúd extraído del nicho (todavía sin identificar), y su cuerpo fue rociado y quemado amén de otros ensañamientos. Trasladados los restos al Instituto Anatómico Forense, se certificó que coincidían con el cadáver del Agente muerto en acto de servicio.

Es curioso, nada mejor para destruir cualquier prueba, que el fuego.

Al margen de quienes ejecutaron el atentado, sigue sin conocerse quien lo ordenó y planificó. Lo que sí parece incontestable es el fin, cambiar la orientación del voto de los españoles que estábamos citados a las urnas para el día catorce de marzo, tan solo tres días después de la masacre.

Objetivo conseguido, hubo muchos españoles que consideraron el atentado la respuesta del terrorismo islámico por la presencia de soldados españoles en la guerra de Irak, castigando al Partido Popular por la decisión del entonces Presidente del Gobierno José Mª Aznar concerniente al envío de tropas a Irak.

La absoluta incompetencia para transmitir la misión de las tropas por parte del Gobierno de José Mª Aznar y la demagogia bien utilizada por parte de la izquierda en general y principalmente por el PSOE de Rodríguez Zapatero, -entonces candidato-, llevó a los españoles a desconocer la verdadera misión de nuestros soldados en Irak. Debo corregir, llevó a miles de españoles a no querer entender cuál fue la misión de nuestros soldados en la guerra de Irak.