Un día más

 

Tema: Relato corto presentado a concurso de la weditorial Entriciclopes.

 

Buenos días cariño, ¿cómo estás hoy?

Mi querida esposa fiel compañera desde hace más de sesenta y cinco años, me despierta siempre de la misma forma. Cuando me lo dice, lo hace mirándome a los ojos, sabe que es, desde hace algún tiempo la única forma de expresión que soy capaz de controlar. Ya a mis noventa y cuatro años apenas puedo articular una palabra y menos aun una conversación.

Soy poco más que un vegetal, me diferencia el que conservo intacta mi memoria y capacidad de razonar. Mi esposa, mis hijas y nietos, creen que ya no estoy aquí con ellos. En ocasiones hablan de mí como si no estuviera o escuchara, me siento una carga y de hecho, lo soy. He perdido mi autonomía como ser humano y como creyente, me debato entre el deseo de morir y la permanencia en ésta vida hasta que sea llamado para mi próximo servicio.

Hoy no es ese día, comienza la rutina, Daniel, el joven que se encarga de cuidarme y asearme, una vez terminado mi acicalamiento me obliga a caminar hasta el salón donde pasaré la mañana hasta la hora de comer, después una larga siesta y luego ante la caja tonta.

Postrado en mi sillón, rememoro lo que fui, doy gracias a Dios por conservar mis recuerdos, si hubiera sido víctima de esa horrible enfermedad, el alzheimer, ni eso tendría.

Sé que la muerte no es el final, que allí donde vaya empezaré una nueva vida, ese es al menos, mi punto de vista, donde no exista el mal, nuestra misión será recibir a los recién llegados y mostrarles todo lo que en vida no hemos podido conocer. Si no es así y después de la muerte todo termina, tengo la tranquilidad  que nadie me hará saber lo equivocado que estaba.

Cariño, hora de acostarse, te acurrucaré mientras te deseo una feliz noche.

Mi esposa me devuelve a la realidad, he sobrevivido un día más. Hasta mañana si Dios quiere.

LUTOPI